La fisioterapia como mejora de la calidad de vida en personas mayores

Facebook Twitter Instagram WhatsApp

La mayor parte de las dificultades de movilidad en personas mayores tiene su origen por problemas óseos o de la columna vertebral, así como de hernias discales. Sean éstos u otros los motivos por los cuales la persona ve limitada su movilidad, lo que está claro es que esto le supone un problema de dependencia.
Tratar estas dolencias por medio de la fisioterapia puede traer resultados muy favorables. Mediante el movimiento de articulaciones, evitando el deterioro de tejidos y músculos, y corrigiendo malas posturas, es posible que las personas se vean en condiciones de no tener que recurrir a bastones o andadores a fin de poder desplazarse. De esta forma la persona gana al mismo tiempo en salud, en autonomía y en seguridad en sí misma.
La fisioterapia en adultos no sólo debe estar relacionado con la asistencia sanitaria sino también con la educación para la salud, es decir, hay que darles algo de información y conocimiento sobre cómo tener una vida saludable.
Sería bueno que las personas mayores puedan conocer sus beneficios para aumentar la calidad de vida durante la fase del envejecimiento dado que se producen cambios globales tanto en lo fisiológicos y como en lo morfológicos de sus cuerpos, siendo más vulnerable a que puedan tener algún tipo de trastorno o deterioro.
Otra de las razones por las que también es fundamental el ejercicio físico que se realiza con la fisioterapia, es que facilita el relacionarse con otros grupos y una comunicación intrapersonal, favorecer la compañía y el apoyo en otras personas cubriendo la necesidad de relacionarse en la sociedad y adaptarse a ella evitando que se sientan solos, inútiles o una sensación de abandonado o excluidos que más tarde puedan derivar en trastornos o estados de ansiedad y depresión.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia a las personas mayores?
Podemos decir que es el grupo de edad al que más pueden ayudar los fisioterapeutas, sobre todo con el envejecimiento de la población que tenemos en nuestro país, siendo uno de los países con mayor envejecimiento.
Según la OMS, «la salud de las personas mayores no debe medirse por las enfermedades sino por su función ya que esta es la que determina mejor la expectativa y calidad de vida y los recursos o apoyos que se precisarán». 
El objetivo en los mayores debe ser mantener un nivel de función que permita la mayor autonomía posible y la fisioterapia es la encargada de desarrollar, mantener y recuperar el máximo movimiento y la capacidad funcional de las personas mayores.
Beneficios generados de la fisioterapia de forma regular:

  • Aumentar la elasticidad y disminuye la discapacidad funcional.
  • Reduce la ansiedad y el estrés.
  • Previenen y disminuyen los riesgos que traen consigo patologías como: sobre peso, diabetes mellitus, osteoporosis, cáncer de colon, enfermedades arteriales, endometriosis posmenopáusica, problemas emocionales y accidentes relacionados con caídas.
  • Incremento de la confianza en sí mismo y de la autoestima.
  • Ayuda a conciliar el sueño de una manera más efectiva y positiva.
  • Mantiene el peso corporal a niveles saludables y mejoría en la capacidad física.
  • Fortalece de los músculos y los huesos.
  • Da un mejor control para las enfermedades de larga duración.
  • Aumenta la salud mental.
  • Previene las enfermedades de larga duración de progresión lenta.

A nivel del sistema muscular los beneficios se aprecian en:

  • Aumento de la fuerza y la flexibilidad.
  • Disminución a la velocidad de producción de la osteoporosis.
  • Reduce la vulnerabilidad de contraer alguna discapacidad funcional en los adultos mayores.
  • Incrementa el equilibrio, los movimientos y el desempeño físico funcional.
  • Prevenir los accidentes cerebrovasculares como derrames cerebrales.
  • Modificar otros factores de riesgo a problemas con el corazón como disminución de la presión arterial y los cambios en los perfiles de los ácidos grasos.
  • Disminuir el riesgo de morir por enfermedades en las arterias comparadas con las personas que fuman con frecuencia.

En el ejercicio físico para personas mayores, se puede clasificar en cuatro grupos:
Las actividades para tener en cuenta al trabajar con las personas mayores son:
 -Ejercicios de resistencia, que desarrollan resistencia y mejoran la salud del corazón y el sistema circulatorios.
 -Ejercicios de fortalecimiento, que desarrollan tejido muscular y reducen la pérdida muscular relacionada con la edad.
 -Ejercicios de flexibilidad y estiramientos de los músculos, para mantener el cuerpo ágil y flexible.
 -Ejercicios de equilibrio y coordinación, para reducir las posibilidades de sufrir una caída y mejorar la armonía de los movimientos. 
Se recomienda una actividad física regular y óptima de unas 3 hasta 4 veces por semana, una duración de la actividad de 20 hasta 30 minutos y de una intensidad de entre 70% hasta 85%.
Así que, el ejercicio físico puede mejorar significativamente la calidad de vida de una persona mayor dándole más flexibilidad, fuerza y volumen muscular, movilidad y mayor capacidad funcional aeróbica
Personas mayores y actividad en piscina.
Hablando de las personas mayores el método más contrastado y comprobado de éxito es la llamada fisioterapia acuática. Se han demostrado los beneficios de esta modalidad tanto en personas con lesiones físicas como en personas de poca movilidad.La fisioterapia acuática ofrece numerosas ventajas frente a la fisioterapia convencional. Una de ellas es que en el medio acuático el peso del cuerpo de la persona se reduce bastante, consiguiendo de esta forma que sea posible realizar cualquier movimiento con un menor esfuerzo, factor sin duda importante en personas sin fuerza o con poca movilidad como son las personas mayores.Ante una menor gravedad el cuerpo pesa menos y por tanto el paciente se mueve más y se siente más cómodo al hacerlo, factores a destacar que ayudan enormemente a acortar de forma notable los plazos de recuperación. Todo esto sin contar con la motivacion que supone para estas personas el poder realizar una actividad lúdica y social, contribuyendo a un bienestar psicológico que sin duda contribuirá positivamente en su recuperación.Los tres pilares de la fisioterapia en la tercera edad

  • Fisioterapia preventiva: Es mejor prevenir una caída que tratar los problemas que puede acarrear. Si conseguimos que nuestros pacientes tengan una buena amplitud articular, fuerza y un buen equilibrio las posibilidades de tener una caída son mucho menores.

Debemos de evitar por encima de todo que pierdan las capacidades motrices y prepararlos para que se acostumbren a tener una independencia en el mayor número de lugares posible. La fisioterapia preventiva se encarga principalmente para que en la tercera edad los pacientes sean capaces de ser lo más independientes posibles.

  • Fisioterapia diagnostica: este tipo de fisioterapia es usada para valorar las lesiones, los dolores o ante una caída, detectar los problemas de movilidad, ya que cuando se tiene algún tipo de molestia se debe recurrir al médico para que determine el tipo de lesión y la gravedad de esta para determinar qué tipo de protocolo debemos seguir.
  • Fisioterapia tradicional, rehabilitación: esta es la fisioterapia más conocida, en ella nos dedicamos al tratamiento de lesiones de diversos tipos y los tratamientos tras una intervención quirúrgica.

La fisioterapia es un papel fundamental para mantenerse activo a través del ejercicio y la rehabilitación es clave para poder llegar a la tercera edad en buenas condiciones o recuperar nuestra independencia funcional si hemos sufrido alguna lesión. Aunque hoy en día todos debemos cuidar nuestro cuerpo y mente ya que así es posible tener un buen futuro, debemos ser: activos, independientes y en estar en forma. Tengas la edad que tengas, debes revisar siempre que sea posible como se encuentra tu cuerpo. Y acudir a al fisioterapeuta es una excelente forma de alcanzar y mantener la independencia funcional.

Bibliografía
1. McMurdo MET. A healthy old age: realistic or futile goal? Br Med J. 2000;321:114951. 2. Carville SF, Perry MC, Rutherford OM, Smith IC, Newham DJ. Steadiness of quadriceps contractions in young and older adults with and without a history of falling. Eur J App Physiol. 2007;100(5):527-33. 3. Macaluso A, De Vito G. Muscle strength, power and adaptations to resistance training in older people. Eur J App Physiol. 2004;91(4):450-72. 4. Hunter GR, McCarthy JP, Bamman MM. Effects of resistance training on older adults. Sports Med. 2004;34(5):329-348. 5. Shaffer SW, Harrison AL. Aging of the somatosensory system: a translational perspective. Physical Ther. 2007;87(2):193-207. 

Categoría:Tercera edad, Fisioterapia, Tratamiento, Prevención, Ejercicio.

Julio Blázquez ArellanoGrado en FisioterapiaNº col. 13686

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *